Inauguramos la sección #LaudanoLee con una entrevista a Miguel Ángel Villalobos Gómez, editor de GasMask, quien nos habla sobre su proyecto editorial.

 

Miguel Ángel Villalobos Gómez comanda GasMask Editores, una pequeña editorial afincada en Málaga que se dedica a rescatar ensayos de autores clásicos a la vez que busca otros actuales que se salgan de la norma. Durante los últimos dos años ha publicado siete libros que tratan temas tan variados como el cine lamentable, la hiperstición, textos autobiográficos de Robert E. Howard o la vida y obra de Alan Moore.

Gran conversador y amante de la literatura oscura, nos dedicó una tarde para conversar sobre GasMak Editores y las distintas corrientes que confluyen en él.

Durante los últimos años en Málaga han surgido varias editoriales que apostáis por contenidos arriesgados: GasMask Editores, El Transbordador, Pálido Fuego…

Ha sido una extraña alineación de planetas. Cuando empecé la editorial ya estaban Pálido Fuego y otras editoriales… Yo empecé GasMask a mi bola, sin pensar en quién más había rondando por aquí. Conocí a los chicos de El Transbordador un par de meses después. Ellos tenían una librería y me comentaron que querían montar una editorial, y genial. La verdad es que hay mucho meneo en la ciudad y mucha ayuda de unos a otros. Las editoriales que has mencionado son amigos y yo los admiro muchísimo. Estamos encantados de que algo se mueva.

Además aportáis perspectivas distintas. Pálido Fuego, por ejemplo, está más alejada de lo que hacéis vosotros.

En teoría sí, pero fíjate que yo ya era seguidor de ellos y los leía. No conocí a José Luis Amores, que es un tío encantador, hasta hace poco. Y las editoriales tienen rasgos en común, ninguna nos cerramos a nada.

Pero la idea es lo que has comentado: construir catálogos que se salgan un poco del esquema habitual. En eso sí que coincidimos todos.

¿No tienes la sensación de que las editoriales que os salís un poco de la norma sufrís una serie de prejuicios en comparación con otras más grandes, y que igual tampoco venden mucho más en ocasiones?

Los prejuicios son bastante jodidos, porque crisis hay siempre. El libro pocas veces ha tenido un esplendor, por así decir, y es complicado de medir. Se juzga a editoriales por no estar en grandes almacenes, pero a veces también hay grupos editoriales que sacan libros interesantes que quedan ahogados en una marea de mediocridad.

GasMask transmite la sensación de ser un proyecto unipersonal. ¿Eres tú la editorial?

En realidad es una asociación entre tres. Lo que pasa es que las otras personas son más un apoyo para temas administrativos. Lo que es la configuración, estética, contenidos, obsesiones, locuras y demás asuntos que acaban saliendo en los títulos es más bien mío.

Estas publicando ensayos con autores clásicos como Arthur Conan Doyle, Howard, también sobre Lovecraft, y luego más actuales como el libro sobre Alan Moore o el de Francisco Jota-Pérez. ¿Es intencionado el conjugar las dos vertientes? ¿Cómo debe ser un libro para ser GasMask?

Yo tengo un pie en el clasicismo y otro en la modernidad, por llamarla así. Aunque suena tan mal ese concepto a veces. El catálogo es la mezcla de las filias, los temas de interés y las locuras que se me acaban ocurriendo.

Pese a que mi idea no era hacer una editorial de género, al final es el género lo que más me gusta y se tiene que notar. Cómic, cine desviado, contracultura… y dentro de los ensayos quería rescatar a mis autores favoritos. Empecé con Conan Doyle y Howard. Y ojalá vengan más. Esas dos vertientes salen de ahí, de esas pulsiones que surgen por los gustos y las experiencias.

Una cosa que me gusta es la estética que mantienes en el libro de Conan Doyle, por ejemplo.

Esa es la intención con la colección Desiderata. Está dedicada a recuperar ensayo clásico inédito o descatalogado. Mientras que en las otras colecciones tenemos mayor variedad, en éste sí tenemos una estética más vintage, por así decirlo.

La edición incluye las ilustraciones que venían en el libro original y la maquetación se ha cuidado muchísimo.

Imagino que el libro electrónico no se te pasa por la cabeza.

No lo descarto, pero no es una cosa que me obsesione. De momento, para lo que yo quiero publicar no lo veo.

Fotografía de Francisco Javier Rodríguez

Presentación de Homo Tenuis en Molar Discos & Libros. – Fotografía: Francisco Javier Rodríguez

Asistí a la presentación de Homo Tenuis y fue un acto sorprendente. Se rompió el esquema clásico de escuchar a dos ponentes para entrar en un debate entre todos los asistentes. ¿Tienes la sensación de estar creando comunidad con la editorial?

Ése es mi objetivo y me encantaría que fuera a más. Que la gente vea el sello GasMask y lo asocie a una perspectiva.

En el caso de Homo Tenuis, tuvo mucha ayuda el tema de que Francisco Jota-Pérez sea un hombre que mueve masas y tenga su fandom propio. Y contaba con la presentación de Álex Portero, que también es un escritor estupendo, y que ayudó mucho a fomentar la interacción con los asistentes.

Unos meses después presentamos el libro Cuerpos. Las otras vidas del cadáver en el mismo sitio (Molar, Discos y Libros) con Servando Rocha y Carlos Arévalo, de La Felguera ambos, amigos también, y hubo esa clase de participación.

Creo que el editor o escritor que suelta su discurso habría que ir evitándolo cada vez más. Mejor hacer un acto más participativo. Mientras no hagamos una performance a lo Alan Moore… De hecho, los propios chicos de La Felguera hacen unas presentaciones geniales. A nuestro nivel la idea es hacerlo ameno, que sea divertido.

¿Cómo ha sido la experiencia con Francisco Jota-Pérez?

Es un libro que nos ha dado múltiples alegrías como editorial y hemos notado que además de servir como recipiente para lo que Xavi quería comunicar, está la satisfacción de ver que es un libro que nació un poco entre los dos. Él había ofrecido unas charlas sobre la Hiperstición y a mí es un tema que me ha fascinado siempre, pese a que no le había puesto nombre. Le sugerí hacer el libro, él dijo que le interesaba… Y fue un acierto. El concepto “hiperstición” cada vez lo encuentro más presente, aparece por todas partes.

Creo que es el primer libro en España que trata el tema de la hiperstición y de SlenderMan, ¿no?

SlenderMan había sido mencionado en alguna antología de leyendas urbanas de internet, pero no era usado como leitmotiv para el tema de la hiperstición, obviamente.  Son dos conceptos que ha enlazado Xavi maravillosamente. En eso es pionero. Y la idea de hacer un libro de filosofía oscura que mezcle reflexión filosófica con terror también es innovadora por aquí. Es una perspectiva que ahora en el ámbito de la filosofía es bastante potente y la editorial Materia Oscura, de hecho, está traduciendo esa clase de ensayos. Es un punto de orgullo ser pioneros en tantos aspectos gracias a este libro.

Cambiando de libro. Cuerpos. Las otras vidas el cadáver. Libro sobre la muerte con temas escabrosos, cercano a lo que publica Valdemar, Antipersona o la misma La Felguera. Me llama la atención que aunque supuestamente cada vez somos más espirituales, seguimos sintiendo atracción hacia lo macabro, al materialismo, nuestro cuerpo físico tras la muerte…

Has mencionado a tres de mis editoriales favoritas y es lógico que uno acabe editando con un feeling parecido, que no copiado. En el caso de Erica Couto-Ferreira, a la que yo seguía en su blog En la lista negra, cuando surgió la oportunidad de editar su ensayo… fue un acierto.

Es otro libro de temática filosófica. A pesar del tema de los cadáveres y el formol, es un libro muy poético y que da a la reflexión. La idea de GasMask es hacer ensayo, pero que tenga un giro también hacia otra parte. No es la típica monografía sobre cadáveres, igual que el de Xavi tampoco es, exclusivamente, un libro sobre SlenderMan.

¿Cómo surgió el libro?

En su caso, me felicitó por la editorial cuando empezamos y luego me comentó la posibilidad del proyecto. Es el primer libro que publica fuera del ámbito académico del que procede.

Con Alejandro Barba, autor del libro sobre Alan Moore Hechizo en Northampton, también se trata de su primer libro. Son casos distintos: Alejandro es un dibujante y experto en Moore y Erica es una historiadora y ha dado varias conferencias sobre estos temas cuneiformes y mesopotámicos que ella maneja mejor que nadie. Pero son dos voces que al proceder de la blogosfera igual no hubieran sido apoyados desde otra clase de editorial. Nuestro enfoque es destacar y difundir la calidad, venga de donde venga.

Portada de Ambición a la luz de la Luna.

Portada de Ambición a la luz de la Luna y otros textos autobiográficos.

En el último libro de la editorial,  Ambición a la luz de la Luna, encontramos distintos textos autobiográficos de Robert E. Howard. Tengo la sensación de que Howard es un gran desconocido, siempre está eclipsado por sus creaciones, por Conan o Solomon Kane. Y él en sí mismo es un personaje muy particular.

Y además en el caso de Howard es que, además de ocurrirle lo mismo que a Bram Stoker con Drácula o a Burroughs con Tarzán (que están ocultos bajo la fama de sus personajes), tienes que añadirle que durante muchas décadas ha estado eclipsado en su propio círculo de admiradores. Pensaban que era de otra forma, han leído sus libros mutilados y es desde hace veinte años para acá cuando realmente se está conociendo y publicando bien su obra. Tanto en España como en America, ojo. Ha sido siempre muy cortado, muy contaminado por sus albaceas, por Sprague de Camp, que fue el que publicó obras de Conan y metió por medio pastiches suyos. Arregló historias de Howard y las falsificó, por decirlo de algún modo.

En este caso, con el libro que hemos publicado, estamos muy orgullosos. Javier Barco, uno de los mayores expertos en Howard de este país, ha hecho una selección de textos autobiográficos que no se encuentra en otra parte del mundo. Es un Howard más puro.

Howard, Conan Doyle, Jack London, Hogdson… son personajes que tienen una serie de similitudes. Adolescencias complicadas, personas que se han hecho a sí mismas. Quizá Howard tuvo una vida menos aventurera. Se pegó un tiro con 30 años, escribió mucho y mantuvo algunas ideas muy particulares. ¿Qué fases de su vida acoge el libro?

Su juventud, cuando sufre la transición a ser un autor ya vendido al que las revistas le empiezan a pedir más material. Precisamente está bien que menciones a Jack London porque la novelita corta incluida en el libro es muy Jack London. London era un icono para Howard y tiene mucho de esa fuerza, esa escritura desde las tripas.

Howard como personaje es una mezcla entre London y Lovecraft, porque por un lado tenía el espíritu aventurero, tenía fuerza… Viajó bastante por América. Aunque tampoco Lovecraft era tan recluso como nos lo han querido poner. Pero tenía esa parte de estar metido en su casa, en su pueblo. Aunque su biografía no sea tan apasionante como la de London, Howard había muchas afinidades.

¿Vas a seguir la misma línea editorial o incluirás otras corrientes?

Nos vamos a abrir. Lo que más me gusta editar es ensayo, va a seguir siendo lo principal en la editorial, pero vamos a publicar una novela pronto.  Lo anunciaremos en breve. No puedo decir más por ahora.

Eso sí, te puedo adelantar que vamos a sacar a final de año un libro sobre Wonder Woman. Está anunciado y tenemos ganas de volver a los ensayos sobre cómic.

Para acabar, algo tan subjetivo y abierto como qué valoración sacas de estos dos años con la editorial.

Ha sido una locura de viaje y espero que siga por ahí. He conocido a gente genial, nos han apoyado de forma maravillosa. Quiero que nos abramos y la gente diga  “¡Oh, GasMask!” al encontrar nuestros libros.