Muy a pesar de la tragedia y la lenta reconstrucción de las viviendas, los ciudadanos siguen adelante.